Haz clic aquí para volver a la página de inicio




Bienvenido a mi página de cine

En busca del Arca perdida

Raiders of the lost Ark (1981) * USA

          También conocida como:
                    - "Los cazadores del Arca perdida" (México, Chile, Argentina, Perú)

Duración: 115 Min.

Música: John Williams

Fotografía: Douglas Slocombe

Guión: Lawrence Kasdan (Historia: George Lucas y Philip Kaufman)

Dirección: Steven Spielberg

Intérpretes: Harrison Ford (Indiana Jones), Karen Allen (Marion Ravenwood), Paul Freeman (Belloq), Ron Lacey (Toht), John Rhys-Davies (Sallah), Denholm Elliott (Marcus Brody), Alfred Molina (Satipo), Wolf Kahler (Dietrich), Anthony Higgins (Gobler), Vic Tablian (Barranca), Don Fellows (Musgrove).

Perú. 1936. El doctor Indiana Jones, un prestigioso arqueólogo, trata de encontrar una joya única, un ídolo de oro escondido en una cueva de difícil acceso en medio de la selva, llena de trampas y laberintos, en la que todos los que intentaron entrar murieron.

Acompañado por dos guías locales, busca la entrada del templo, observando cómo uno de ellos, Barranca trata de acabar con él, debiendo desarmarlo con su látigo, obligándolo a huir.

Tras ello penetra en la cueva donde caen sobre ellos montones de enormes arañas antes de estar a punto de perecer atravesados por varias decenas de lanzas que salen de la pared cuando a alguien le da la luz del sol que entra a través de un hueco del techo, y de las que se libran gracias a la astucia de Jones que se da cuenta de la trampa.

Atraviesan luego un profundo foso valiéndose de su látigo como liana para finalmente llegar a la sala donde está el pequeño ídolo de oro, que coge, dejando en su lugar un saquito de arena.

Pero cuando cree que ya todo ha salido bien ve cómo el saquito comienza a hundirse, mientras empiezan a caer centenares de piedras que debe sortear, encontrándose al llegar al foso con que Satipo, su compañero ha quitado el látigo y le exige el ídolo a cambio de este, para ver cuando se lo entrega, que Satipo huye sin ayudarlo, por lo que Indiana debe saltar sin ayuda, pese a lo cual logra salvarse gracias a una liana, consiguiendo sortear en el último segundo la gran puerta que se cierra tras él para encontrarse al que fue su colaborador ensartado por las lanzas que esquivaron antes, por lo que puede recuperar la figurita de oro, para descubrir que le espera una última trampa, una enorme piedra rodante le persigue, logrando esquivarla y salir de la cueva para encontrarse entonces rodeado de indios hovitos al mando de René Belloq, un arqueólogo francés que se vale de la ayuda de cientos de indios hovitos, observando que capturaron a Barranca, con el que acabaron, y apoderándose del ídolo, ante el que los indios se postran, momento que aprovecha Indiana para huir, consiguiendo llegar al hidroavión que le espera, y en el que consigue huir pese a las flechas y dardos indios.

Tras esa aventura Jones regresa a sus clases en la universidad siendo requerido por el Servicio de Inteligencia del Ejército de su país, explicándole que los nazis disponen de un importante equipo de arqueólogos trabajando en Egipto, habiendo interceptado un comunicado alemán enviado desde El Cairo a Berlín, que ellos no saben interpretar, dándose cuenta Indiana de que se trata del posible hallazgo del Arca de la Alianza que desapareció del gran templo de Salomón tras la invasión egipcia, llevándola a Tanis, donde quedó enterrada y perdida tras una terrible tormenta de arena.

Se dice que el Arca destruye montañas y arrasa regiones, y por eso los nazis están interesados en ella y si la consiguen su ejército será invencible.

En el mensaje nombran a Abner Ravenwood, antiguo profesor de Indiana, pensando este que es debido a que este posee el cabezal del bastón de Ra, un medallón de oro, con un cristal en el centro que, puesto en la sala de mapas de Tanis, donde había una maqueta de la ciudad y al dar el sol en el centro del mismo, sus rayos indicaban el lugar exacto del Pozo de las Almas, donde estaba oculta el Arca.

Contratan por ello a Indiana para tratar de evitar que los nazis consigan el Arca.

Inicia por ello su viaje, haciendo una parada en Nepal, donde encuentra a Marion Ravenwood, que regenta un bar, donde hace competiciones de aguante de bebida, señalándole que necesita una de las piezas de su padre, recibiendo un bofetón de esta que le reprocha algo que hizo 10 años antes, tras lo que le informa que su padre murió.

Indiana le ofrece 3.000 dólares por el medallón, prometiéndole 2.000 más al llegar a América, apareciendo en el bar tras su marcha un agente nazi, Toht, que llegó en el avión con Indiana, acompañado por varios hombres, y exigiéndole el medallón a Marion, amenazándola con un hierro candente, del que logra salvarse gracias al regreso de Indiana, que se enfrenta a los atacantes, entablándose un tiroteo y haciendo que el local comience a arder.

Toht ordena que los maten a los dos, pese a lo cual consiguen acabar con ellos, mientras Toht se hace con el medallón, que debe soltar debido a que se quema la mano.

Finalmente, y tras recoger el medallón Indiana y Marion salen del bar antes de que este arda por completo, decidiendo ella acompañar a Indiana en su viaje al Cairo.

Allí se reúnen con su amigo Sallah, que trabaja con los alemanes, y que le informa de que encontraron la cámara de mapas tres días antes al mando de Belloq.

Jones y Marion son atacados mientras caminan por la ciudad por un grupo de hombres, y aunque Indiana acaba deshaciéndose de ellos, Marion es secuestrada por culpa de un mono que alerta a los que la buscan de su escondite en una gran cesta, llevándola hasta un camión contra el que Indiana dispara, provocando que este vuelque y explote.

Triste por haber provocado la muerte de Marion, recibe un aviso desde un bar, donde se encuentra con Belloq, el cual le dice que los dos son iguales, por lo que, enfadado, Indiana decide acabar con él, comprobando al sacar su arma cómo lo apuntan decenas de hombres, salvando su vida gracias a la llegada de un grupo de niños enviados por Sallah, que le informa que Belloq posee una copia del cabezal, preguntándose de dónde pudo sacarlo, y de que con esa copia hicieron los cálculos en la cámara de mapas y empezaron ya a excavar.

Acuden a ver a un amigo de Sallah, que logra interpretar los escritos del medallón, en los que se refleja la medida del bastón, dándose cuenta de que los nazis están excavando en un lugar equivocado, pues dedujeron la medida del bastón de lo escrito en un solo lado del medallón, sin tener en cuenta que el verdadero las tenía en los dos, indicando en el reverso una modificación de las medidas.

Está a punto de morir al comer unos dátiles envenenados, aunque afortunadamente los prueba antes el mono, que muere antes.

Disfrazado de árabe, Indiana va con Sallah hasta la cámara de mapas, donde entra, sabiendo que el sol llega a ella hacia las 9 de la mañana, consiguiendo así descubrir el verdadero lugar en que está el Arca, tras lo que le ayudará a salir Sallah con una soga de banderas y sábanas ya que le quitaron la otra al sorprenderlo antes.

Mientras tratan de huir, y para evitar ser descubiertos, Indiana, se cuela en una tienda de campaña, donde, para su sorpresa descubre a Marion atada y amordazada, lanzándose feliz a besarla tras ver que está viva, aunque decide no soltarla para evitar que rastreen el campamento y lo encuentren, imposibilitándole encontrar el Arca a él.

Localizado el verdadero emplazamiento, Jones y un grupo de excavadores comienzan las tareas de búsqueda, mientras los nazis, convencidos de que Marion sabe más de lo que dice, deciden interrogarla de nuevo, valiéndose de Toht, en cuya mano tiene grabada a fuego la forma del medallón, gracias a la cual crearon uno idéntico.

Mientras Indiana y Sallah consiguen dar con el Pozo de las Almas, donde está el Arca, Marion es agasajada por Belloq, que le hace ponerse un bonito vestido y la invita a cenar, tratando de convencerla de que colabore con él para evitar a los nazis.

Indiana, descubre que el Pozo de las Almas está lleno de áspides y cobras, debiendo bajar pese al pánico que les tiene, prendiéndoles fuego tras rociarlas con gasolina para descubrir tras ello el Arca protegida por un sarcófago de piedra, procediendo a sacarla para su traslado, oculta en una caja de madera.

Marion, por su parte trata de emborrachar a Belloq, pensando que aguantará menos que ella, si bien él dice que creció bebiendo esa marca de alcohol, propiedad de su familia, aunque pese a todo Marion trata de huir tras hacerse con un cuchillo de mesa, para darse cuenta al tratar de salir que le espera Toht en la puerta.

Cuando Belloq descubre movimientos de hombres pese a lo avanzado de la noche, pide a Dietrich que despliegue a sus hombres, los cuales esperan a la boca del pozo la salida del Arca, con la que consiguen hacerse, dejando a Jones en el pozo, al que Toht lanza a Marion pese a las protestas de Belloq, tras lo que vuelven a sellar la entrada, dejándolos encerrados y a merced de las serpientes.

Indiana consigue derribar uno de los dos colosos que había en el pozo contra una de sus paredes, que logra destruir, encontrando una tumba llena de cadáveres momificados, desde la que observan un punto de luz por donde conseguirán salir.

Se acercan tras ello al campamento nazi observando cómo preparan un avión para trasladar el Arca a Berlín, en el que tratan de colarse, siendo sorprendidos por el mecánico al que Indiana se enfrenta y, aunque acaba con él aparece un gigantón con el que mantiene una dura pelea mientras Marion se deshace del piloto, colándose en la cabina, desde donde, con su ametralladora se va deshaciendo de todos cuantos tratan de acercarse, provocando también el vertido de un depósito de gasolina que se va acercando al avión, mientras se extiende también el fuego sin que Indiana consiga deshacerse de su oponente, que finalmente muere víctima de las aspas del avión, en el que Marion se ve atrapada, al atascarse la compuerta, consiguiendo Indiana librarla unos segundos antes de que el avión vuele por los aires.

Finalmente el Arca es trasladada en un camión hacia El Cairo, saliendo Indiana tras él a caballo, consiguiendo al alcanzarlo, desalojar al conductor y a su compañero no sin antes haber provocado varios accidentes, logrando apartar del camino uno a uno todos los coches que escoltaban al camión, siendo atacado también por los soldados que iban en el camión custodiando el Arca, y que tratan de acabar con él, logrando herirlo uno de ellos y expulsarlo del camión el último, siendo arrastrado durante un trecho sin soltar el látigo, con el que va enganchado, hasta lograr finalmente subir de nuevo al camión desalojando del mismo al hombre que antes lo expulsó a él.

Consigue después echar de la carretera al coche que lleva a Toht, Belloq y Dietrich, escapando hacia El Cairo y consiguiendo despistarlos gracias a Sallah, que organizó además su traslado hacia Inglaterra en un barco al mando del capitán Katanga, compartiendo camarote con Marion, aunque está tan agotado y magullado que se duerme pese a que ella consiguió un camisón muy sexy.

Cuando despiertan el barco está parado, al haber sido interceptado por un submarino nazi en el que viajan Belloch y Dietrich. Los nazis asaltan el barco, encontrando a Marion, pero no a Indiana, escondido en una chimenea, afirmando Katanga que lo mató y pidiendo, sin conseguirlo, que le dejen a la chica para poder venderla.

Se la llevarán, al igual que el Arca, observando Katanga y sus hombres cómo Indiana llega hasta el submarino a nado, llegando hasta una base secreta nazi situada en una isla del mar Egeo, donde acaba con un soldado para robar su traje, escuchando cómo un soldado informa a Belloq de que tienen preparado el altar según sus instrucciones, y las objeciones de Dietrich a la necesidad de realizar un ritual judío

Mientras trasladan el Arca, Indiana, armado con un lanzamisiles, amenaza con destruirla si no le entregan a Marion, aunque Belloq le anima a que lo haga, sabiendo que no se atreverá a destruir tal tesoro, siendo finalmente detenido.

Indiana y Marion asisten a la ceremonia de apertura del Arca, atados uno tras el otro, viendo cómo Belloq, vestido de sumo sacerdote oficia la ceremonia para observar, al abrir el Arca que esta solo contiene arena, aunque de pronto aparecen misteriosos espíritus, pidiéndole Indiana a Marion que cierre los ojos y no los abra, apareciendo mas tarde una especie de lenguas de fuego que acaban con Belloq y con todos los nazis, que se derriten como si fueran de cera para luego explotar, sobreviviendo solo Indiana y Marion.

De nuevo en Washington, Indiana es felicitado por los representantes del Servicio de Inteligencia por el servicio prestado, afirmando ante él y ante Brody que sus expertos estudiarán el Arca, aunque no les explican quiénes son esos expertos.

Poco después, y oculta en una caja de madera el Arca es almacenada junto con otros cientos de objetos en un hangar en el área 51.

Calificación: 3